Teléfono

611 013 035

Email

info@sarafreije.es

Consultas

Alonso Quintanilla 5, 3º Izq OVIEDO

Papás, mamás, familias de todo el mundo, sois muchos los que me preguntáis: “Sara, ¿es importante tener un rulo de gateo en casa, cómo tiene que ser, cómo he de utilizarlo…?” Tranquilidad, vamos a ver su importancia paso a paso.

Lo primero de todo y la pregunta más recurrente: ¿cuándo ha de iniciar el gateo el bebé? En un principio, el gateo se debería iniciar a los nueve meses, pero no es una ciencia exacta, sino que va a depender del punto de desarrollo de cada peque. Entonces, ¿si mi bebé no gatea a los nueve meses quiere decir que tiene o tendrá una patología? La respuesta es no.

Hay que recordar que el gateo no es algo imprescindible en el desarrollo evolutivo de los bebés, aunque sí es positivo como entrenamiento previo al inicio de la marcha. Si un niño gatea, posiblemente, el patrón cruzado que va a hacer después en la marcha le resulte más fácil y lo coordine antes.

¿Cómo ha de ser el rulo de gateo?

rulos de gateo

En primer lugar, hay que tener en cuenta que el rulo de gateo solo será necesario si existe una patología, normalmente neurológica confirmada (aunque en muchos casos también puede ser una patología articular), o si hay un retraso en el desarrollo confirmado (aunque no necesariamente en un futuro vaya a ser patológico). Es decir, no es necesario tener habitualmente un rulo de gateo en casa.

En el caso de que nos lo hayan recomendado, es importante realizar una buena elección. “He visto muchos rulos de gateo, pero, ¿cuál escoger?” Son varias las opciones que podemos encontrar buscando el rulo de gateo perfecto, pero tan sólo necesitamos que el rulo sea un poco duro, es decir, que no sea muy blando para que cuando el peque se ponga encima de él no se hunda.

¿Cómo he de utilizarlo?

Existen dos opciones para usar el rulo de gateo de forma sencilla. (Podéis observar ambas técnicas en el canal de Youtube de Tuprimerafisio).

  1. Cuando el bebé tiene afianzado el patrón de arrastre previo al gateo, podemos limitar un poco el espacio para que cuando el niño necesite avanzar y se encuentre con el rulo, active ese patrón de gateo. Entonces será capaz de activar su musculatura para poder pasar por encima del rulo y así poner en marcha el patrón del gateo. Siempre con un estímulo del juego, con algo delante de él que le pueda llamar la atención.
  2. Podemos situar al bebé encima del rulo y trabajar trasladando el rulo hacia delante y hacia atrás con el peque encima, haciendo un apoyo en las manos y un apoyo en los pies para activar la musculatura necesaria para el gateo.

¿Aún sigues teniendo dudas? Contacta con tu fisioterapeuta pediátrica de confianza y solicita una consulta con profesionales expertos para que puedan proporcionarte una atención personalizada.

Artículos recomendados

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola, soy Sara Freije

¿En qué puedo ayudarte?