Teléfono

611 013 035

Email

info@sarafreije.es

Consultas

Alonso Quintanilla 5, 3º Izq OVIEDO

Muchas familias nos preguntáis si es preocupante que vuestro pequeño se haya saltado la fase del gateo. Cada niño es un mundo, pero hay una serie de factores relacionados con el desarrollo psicomotor que debemos tener en cuenta. En primer lugar, debes saber que si tu hijo no gatea no será algo patológico, siempre y cuando el resto de su desarrollo sigua siendo normotípico. Existen muchas fases por las que debe pasar primero, antes de gatear. Resolvemos dudas en este post, sigue leyendo

¿Qué pasa si no gatea?

Si no gatea, es posible, pero no necesariamente probable, que le cueste alcanzar fácilmente alguna de las funciones complejas más adelante. Vamos a ver primero lo que es un gateo adecuado, para una mejor comprensión de lo que implica no hacerlo. Un gateo adecuado consiste en:

  • Patrón de movimiento cruzado de miembros superiores y miembros inferiores.
  • Al inicio del gateo las manos están rotadas internamente.
  • El dorso y la parte interna del pie toca el suelo.
  • El cuerpo no va en bloque, disocia perfectamente las partes durante el movimiento: piernas, pelvis, columna vertebral, brazos y cabeza.

Beneficios del gateo

El gateo supone el aprendizaje más “rápido» del resto de patrones cruzados que irá alcanzado durante el desarrollo. Porque el gateo es un patrón de movimiento cruzado que favorece la interconexión de los dos hemisferios cerebrales, la marcha también; por lo tanto, el gateo nos prepara para ello y nos ayuda a alcanzar esa función con más facilidad.

Además, les permite explorar a tope su entorno, lo que supone un estímulo básico para el desarrollo. Y es que van cerca del suelo… Al tratarse de una fase de transición a la marcha, el gateo también sirve para preparar la musculatura poco a poco antes de caminar, de manera que cuando inicien la marcha todo vaya sobre ruedas. Bueno, en este caso, sobre piernecitas.

Por último, el gateo también afianza las destrezas manuales y la coordinación óculo-manual.

Un gateo inadecuado

¿Qué pasa si el bebé gatea mal? No siempre es algo patológico, pero aún así, si no intentamos corregir ese patrón inadecuado, las estructuras pueden alterarse levemente y retrasar la llegada de hitos motores.

Recordad acudir a un profesional siempre que observéis un patrón alterado en el movimiento de vuestros pequeñitos.

Artículos recomendados

2 Comments

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola, soy Sara Freije

¿En qué puedo ayudarte?