Teléfono

611 013 035

Email

info@sarafreije.es

Consultas

Alonso Quintanilla 5, 3º Izq OVIEDO

Durante los primeros meses de vida, los bebés, a la vez que experimentan cambios de manera constante, empiezan a ser conscientes de su cuerpo y de lo que pueden hacer con él. Un correcto proceso de desarrollo, sobre todo de las extremidades (manos y pies), posibilitará el desempeño de todas sus habilidades físicas y cognitivas. El bebé empezará a procesar para qué sirven ¡y a usarlas!. Además de bonitos, cada uno de estos pequeños avances será fundamental para su futuro. Por este motivo, es muy importante conocer cómo debemos acompañar este desarrollo en nuestros peques, aportándoles nuestra ayuda, pero dejando que sean ellos mismos quienes se descubran. En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber sobre el desarrollo de las manos del bebé.

¿Cuál es la función de las manos del bebé? (aunque parezca evidente)

Las manos tienen una función concreta, que es manipular objetos. El bebé debe ser capaz de sentir y ser consciente de que puede agarrar cosas con las manos. No hay prisa, lo irá descubriendo según pasen los meses. Ocurre un poco como con los pies: las manos también se van desarrollando hasta los 5 o 6 años aproximadamente, y es en ese momento cuando, más o menos, completan su crecimiento, aunque todavía faltarían funciones por perfeccionar.

El crecimiento de las manos también tiene sus fases, y todas son importantes para su correcto desarrollo.

¿Cuáles son las fases de desarrollo de las manos?

El desarrollo de las manos del bebé se puede dividir en varias fases:

  • Hacia los 2 meses los bebés comienzan su descubrimiento. Abren las manos y separan el pulgar. Hasta este momento nuestro bebé tendrá las manos cerradas en puño y hará pocos movimientos con ellas.
  • A los 3 meses llevan las manos a la boca y exploran. Empiezan a darse cuenta de que son parte de ellos y que tienen una función concreta.
  • A los 6 meses aproximadamente las pueden mover a su antojo, cogiendo y soltando objetos, aunque aún con cierta torpeza.
  • Y finalmente, a los 10 meses consiguen hacer la pinza (coger objetos entre el dedo pulgar y el índice).

A partir de este momento, lo que nos queda a las familias y profesionales es estimular su desarrollo: perfeccionar esas funciones y hacer que alcancen ese crecimiento completo. ¿Cómo lo hacemos?

Cómo estimular y acompañar el desarrollo de las manos

las manos del bebé

El proceso es muy similar al que ya hemos explicado de los pies. En primer lugar, debemos masajear mucho las manos del bebé, puede que describiéndoselas para que se familiaricen e interactúen ellos mismos con sus propias manos.

También debemos dejar que toquen todo (eliminando, claro, los peligros), y que exploren. Para ello, podemos ofrecerles objetos distintos de tamaños y texturas diferentes, y en diferentes posiciones, no siempre a un lado o de frente, e ir alternando para que se puedan adaptar a todas las situaciones con sus manos.

¿Qué no debemos de hacer durante ese proceso?

No debemos prohibir a nuestros peques que se lleven las manos a la boca. Esto sería interrumpir y poner barreras a su proceso de descubrimiento, y dificultaría el completo desarrollo de sus manos.

Finalmente, es importante que no forcemos este proceso, sino que acompañemos a nuestro bebé en el camino, descubriendo y desarrollando su cuerpo. Si quieres saber más, mira este vídeo en el vídeoblog de Tuprimerafisio.

Artículos recomendados

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
Hola, soy Sara Freije

¿En qué puedo ayudarte?